Inicio

Por amor al arte me muero de hambre

Deja un comentario

Olympia Barreiro

¿Cuántos hemos dicho eso? Escribo, pinto, fotografío por amor al arte. Todo empieza bien, te sientes afortunado de ver tus oraciones petulantemente formadas en papel o en revistas web. Quieres que te lean, que tu familia se sienta orgullosa de ti, que tus amigos te tomen en serio… Después tienes que comer algo, que comprarte alguna cosa insignificante pero necesaria y todo el amor al arte, todo se va al carajo por que tienes que sobrevivir (ni siquiera vivir). Necesitas comer, vestir y transportarte. 

Todos llegamos a las revistas muy agradecidos de quitarnos las horas para escribir artículos, poemas, cuentos que “nos hacen el favor de publicar” y antes de escribir telenovelas preferimos morir. La moral se acaba, la ilusión cuando vamos en la calle y tienes una sed del carajo. Todos somos rojos, todos queremos negar el dinero “sucio” pero, ¿qué pasa cuando el dinero sucio es lo único que te alimenta? Muchos criticamos a los que hacen telenovelas, obras de teatro baratas, pero, seguramente ese empezó como nosotros queriendo ser fiel a sus creencias y sus creencias se convirtieron en necesidades. 

¡Qué genial sería encontrar a Anagrama o a Cátedra reclutando escritores! Pero eso no existe, sabemos que publican a sus consentidos, que publican a muertos y seguro hacen una edición especial para el muertito de moda. Sí, como siempre la muerte está de moda y todos leen a Fuentes, a Pacheco, al Gabo.

Los artistas emergentes no necesitan de grandes estudios, no necesitan de sentarse a escribir por horas, necesitan de esas personas que son influyentes y que si les lames las botas te darán un pequeño espacio en alguna revista o antología. Esta vez ya también te vendiste por rogarle a Conaculta un espacio para montar tu obra, por conocer a X para que te contactara, ¿entonces cuál es el camino? No lo sé, sigo tratando de hallarlo… 

Y es que desde el principio todo está mal: “amor” esa cosa que no existe, existió una vez en tu vida y cometiste todos los errores para echarlo a perder; después conociste al reemplazo que por tratar de no cometer errores lo perdiste, así por una u otra razón terminas en una relación que no deseas pero te da seguridad, por qué te odias tanto tu presencia que necesitas de alguien que te quiera. Y “arte” yo nunca he conocido algo más repugnante que un crítico de arte, ¿cómo lo calificas? ¿cómo reconocer que es arte? Yo no sé, me han hecho criticar películas y fotografías que yo no podría hacer y por eso mi crítica no tiene ningún fundamento.

No me quejo de lo que hago, pero sí del medio y del camino para hacerlo. Ya sabemos que es difícil, pero cuando me dijeron en una entrevista ¿Si sabes que de la literatura no se gana? Contesté felizmente que sí, sintiéndome una “revolucionaria”. Ahora cuando no tengo para unos chicles pienso que debí ser más realista y menos idealista. Es que sí hasta el más revolucionario tiene que comer y a veces hay que venderse y a veces hay que soportar la crítica por venderse, y otras veces te sientes mal por traicionar tus planes iniciales, pero en tus planes iniciales podías evitar venderte, pero no puedes evitar tener sed.

 

 

Mi Perro: La Paradoja

Deja un comentario

POR ESO LOS AMOS

Ciencia Al Dia

Vía theoatmeal.com  llega esta pequeña tira cómica que es una maravilla. Tan cómica como real.

Traducida por corgisspain.com.

tumblr_inline_mkodjyX8Y41qbhmtmQ0eoekyCoYJRkd

Ver la entrada original

Nevermore

Deja un comentario

“Otros amigos se han ido antes;
mañana el también me dejará,
como me abandonaron las esperanzas”
Y entonces dijo el pájaro: “Nunca más”

El cuervo, Edgar Allan Poe.

Y entonces le pido al pájaro un sorbo de nepente y que me lleve a la oscuridad por siempre, para que su corazón no lata ¡Nunca más!

Obra en un sólo acto: El del olvido

1 comentario

Personajes Tú y Otro tú: básicamente uno es es el espejo del otro ¿Pero cuál es el espejo? ; y sin “Yos” para evitar el ego y el personalismo

Tú: Un joven enamorado es alguien temeroso, es alguien sometido hasta el culo por un sentimiento que no controla; justo igual que el temeroso

Otro tú: Claro que lo controlas, tú decides de quién enamorarte

Tú: No, no… ¡Pendejadas! (se toman de los cabellos y caminan de un lado al otro del escenario que no existe) Esos que dicen tener un tipo especial de hombre y de mujer: alta, cariñoso, atenta, fiel…Y terminan con lo opuesto ¿Y por qué? Porque ese hombre ejerció un poder sobre ellos: tal vez de manera tan sutil que ninguno de ellos se dieron cuenta ¡Pero lo existe!.

Otro tú: O a lo mejor sí cumplían con las características, tal vez no todas, o probablemente unas cualidades que ni siquiera sabían que existían y entonces ¡Boom! El amor (y da una vuelta)

Tú: ¿Pero qué mierda dices? ¿No saben lo que quieren? Un punto a mi favor, no saben lo que quieren, sólo necesitan a una persona más fuerte que ellos. Alguno lo será en unas cosas y el otro estará dominado en otras y entonces encajan, es casi una fórmula matemática. Como aquel que es perezoso y se encuentra a una mujer activa, entonces la mujer lo somete y ambos son activos, todo va viento en popa e incluso el perezoso dirá: “Ella cambió mi vida” (en tono burlón) Pues sí pendejo sólo necesitabas a unas buenas tetas que te lo hicieran saber.

Otro tú: ¡Ah yaaaaa! Entonces el poder aquí es el de sus pechos. ¡Ahí lo tienes! Justo ahí… el holgazán gusta de las tetonas: ese es su tipo.

Tú: No se trata del tamaño de las tetas, sino de las debilidades entonces ahí es el punto de encuentro del dominio.

Otro tú: Bueno, ¿Y a qué va esto con el miedo?

Tú: El miedo opera de la misma forma. Un hombre sólo debe de ser astuto y buscar el talón de Aquiles de esa persona a quien quiere intimidar. Observarlo y ejercer presión justo ahí y el cobarde huirá o el enamoradizo se enamorará.

Otro tú: ¿Aseguras entonces que esto funciona?

Tú: ¡Claro! Podría apostarlo (prende un cigarrillo)

Otro tú: Te has dado cuenta entonces que estás solo.

Tú: No por supuesto que no, estoy contigo ¿Y qué tiene que ver?

Otro tú: Pues yo no soy más que tu reflejo, en realidad estás solo, si yo me rompo o si no te acercas nunca, verás tu enorme vacío. Nadie a tu alrededor

Tú: ¿Qué quieres decir? Y deja de balancearte así (Grita horrorizado) ¡Carajo!

Otro tú: ¿Qué es lo que sientes: amor o miedo?

Tú: Podríamos discutirlo, siempre buscas estas escenas (Corre a detenerlo) ¡Basta! Y tira el encendedor. (El escenario inexistente prende fuego junto con tú)

Otro tú: ¡Noooooo! Eres un estúpido, un cobarde (mientras va desapareciendo) te amo, tengo miedo.

What about Nicholas?

2 comentarios

Veo  lágrimas de ira perseguirlo, observo detrás de los muebles las canciones que mi hermana inventa, las pinturas que fingen no saber nada…Camino sigilosamente entre los montones de letras que se han dicho el uno al otro.

¡El apellido sólo será Plath! Son sólo letras ¡Maldita sea! ¡Déjenos en paz!

Mi hermana olvida, yo me trago sus olvidos; me trago el llanto y los versos maldicientes de ambos.

Me acecha su curiosidad ¡No sé más que ustedes!

Y hago lo que Frieda, siembro camino. Trato de ser mi único acompañante, todos quisieran que hablara.

Olvido las palabras, olvido el escándalo; pero una vez más estoy solo y veo de nuevo la nube de gas que me recuerda a ella: sus sollozos, las discusiones… Y me vuelvo a quedar en la nada, la necesidad de tenerlos; y ella con la cara hinchada y él harto de la locura…

Tal vez si… Y entonces ya no sirven los tal vez. Ha decidido.

Escojo entonces the same bell jar en donde ella halló su salida, lo siento mucho Frieda.

I’m coming mom… ¡Wait for me Sylvia!

-I’m waiting-

Sylvia

Deja un comentario

¿Cuántas muertes tenía tu existencia?

¡De cuantas lágrimas se componía tu cuerpo!

Y desollada gritabas en silencio

Cuan perturbadores eran tus sueños

No eras mitad de nadie, eras más que un ser completo

La inspiración venía de tu tormento

Tu soledad Sylvia era el más dulce acompañamiento

Sola, sola, sola debías caminar… diosa del averno Imagen